15 diciembre 2010

Cronocromatizador

El blog es un taller. Voy a empezar a presentarles algunas herramientas que uso para construir mis pensamientos.
Casualmente, esta es la última que he usado y la primera que conocerán.

La realidad está mediada. Entre las cosas siempre hay otras cosas: entre mis ojos y el monitor, hay luz. Entre el momento que escribo y el que lo leen, hay tiempo.
Ya existen herramientas para medir lo tangible. Pero escasean las herramientas para medir lo invisible. El Cronocromatizador es la herramienta que construí para entender el paso del tiempo; el reloj lo mide, pero no lo explica. No es lo mismo la hora de dormir que la hora de comer, pero para el reloj es igual, el solo dice: "14:21"

Entonces, el Cronocromatizador sirve para recordarnos que el arco iris tiene muchos colores sin dejar de ser uno solo; de faltarle algún color no sería el Arco Iris.


pero, ¿Cómo se usa el Cronocromatizador?
Simple: concéntrese en un hecho o suceso que haya ocurrido en un instante de tiempo, es decir, del que usted conozca su duración. Por ejemplo, el tiempo transcurrido entre que presiona el botón (o acciona la palanca) de descarga del inodoro. No hay que preocuparse por el dato numérico que provee el reloj, solo en la duración de ese instante. ¿qué parte de su memoria se ve estimulada? En mi caso, es el sonido del agua cayendo: puedo recrear en mi mente el sonido y obtener una noción de tiempo.

Es un ejemplo simple. Pero así se aprende a usar una herramienta. El Cronocromatizador tiene sus complejidades, pero ("casualmente") con el tiempo, brinda infinitas posibilidades de disfrutar la vida. La memoria yo no solo registrará datos mentales abstractos, sino que estimulará la capacidad de retener recuerdos más vívidos, mayor cantidad de detalles como luces y colores, miradas, olores, sabores, temperaturas y hasta es posible recordar números telefónicos por el movimiento que hacen los dedos!

Pero no todo es color de rosas... porque la herida que antes se descubría horas después, cuando alguien nos decía "estás sangrando!", ahora duele de saber que nos va a lastimar. Recordar el dolor es más fácil para almas oscuras... no todos están capacitados para usar las herramientas del alma...
Algunos verdaderamente necesitan un poco de robotización, porque no son capaces de ser ellos mismos. No saben qué hacer con su existencia.
Para los demás, ya saben! hay que prestar atención a los detalles. Y saber que el tiempo no existe sino a través de lo que es medido.

1 comentario:

Lucas dijo...

Me acuerdo de "El perseguidor" de Cortázar... :)