23 febrero 2011

el Miedo.

Se sientan a comer galletitas y criollos, mientras toman mate. Termina de tomar y él ve que ella tiene una yerba en el diente. No le dice nada, porque tiene miedo...

Sale de la escuela, va jugando con su compañerita, cruza la calle a la esquina de su casa, y un motociclista imprudente dobla a toda velocidad pasando a escasos centímetros de la niña... la madre, desde la puerta de casa lo ve, y sale corriendo a los gritos retando a su hija, porque tuvo miedo.

Podría seguir eternamente con relatos sobre el miedo.
Miedo real, no me refiero a tener miedo a que salga un vampiro o a que me muerda un hombre lobo... El miedo es la cosa más estúpida que he conocido. Y no puedo entender que el mayor fundamento del miedo sea el "desconocimiento";
¿Por qué tiene miedo de subir a un avión quién nunca lo ha hecho? ahora, quién ya se ha subido y tiene miedo al menos respalda con experiencia su reticencia.
No es una cuestión de vida o muerte; el miedo es el legado de estas generaciones psicóticas, de estos humanos criados artificialmente de la mano de la psicología. Saber lo que es el frío no sube la temperatura del ambiente.

Entonces, ¿Qué es el miedo? Nunca vi un bebé que tuviera miedo. Mas he visto al más musculoso soldado temblar frente a una aguja.

El miedo es una sensación psicofísica frente a una adversidad inminente. Pero también es juzgar la posibilidad como más real que la realidad. La madre le grita a su hija, para que tenga miedo antes de cruzar una calle, porque nunca se sabe cuándo, tal vez, se de la coincidencia de que suceda alguna cosa.

Basta de vivir con miedo, gente.
La revolución no es ametralladoras y muerte, cambio de gobierno y otro régimen económico: no se trata de un presidente que se pone "las botas" para que nos portemos bien...
La revolución es no tener miedo.
El miedo hace víctimas a los culpables: el miedo pone tras las rejas a los inocentes; el miedo es injusto.

¡No le tenga miedo a los humanos, señora! Don, deje el miedo, no se preocupe, de a poco va a ir aprendiendo a disfrutar de su existencia...
Compañero, no te preocupes, pensar no daña la capa de ozono.
¿Qué vamos a temer? ¿La muerte? Igual nos llega a todos. ¿Perder nuestro dinero? ¿Nadie te dijo que el mundo de la economía está dominado por avaros y codiciosos sin escrúpulos? Y si sabías, ¿Para qué te metiste?
La vida la conocen quienes salen de la cueva, quienes se acercan al fuego, quienes golpean la piedras para darles forma, quienes cazan animales... ¡Adáptense o mueran burgueses egoístas! Vivan y dejen vivir!

¿Querés tener miedo? Ahí está Dios... a ese si hay que tenerle miedo...

1 comentario:

Felipe Andres dijo...

te ando leyendo chango. es verdad, hay que tenerle miedo a dios, muerde